Carmen Sánchez Melgar

Nací en Benarrabá, en 1961.Me gusta escribir lo que se esconde entre las nieblas de mi alma y lo que veo en derredor mientras pasan los minutos de mi vida. Soy tesorera del Ateneo de Algeciras, co-fundadora del Ateneo de Manilva y formo parte de la Federación de Ateneos de Andalucía.

Socia de ALAS, mujeres por la Literatura y las Artes, Sindicato Nacional de Escritores, Fundación Alonso Quijano, Club de Letras de la Universidad de Cádiz y Utopía Poética.

miércoles, 31 de agosto de 2011

EL JUEGO INSOBORNABLE DE LA CARNE. 

I
Mi mano busca con
Descaro tu entrepierna,
Y tú,
Sorprendido ofreces
Los labios entreabiertos,
Paralizado por dentro.
No hay palabras
En el juego insobornable
De la carne.


II
Regálame ésta noche
El aroma de tu cuerpo,
Yo te daré mi sexo en llamas.
Juntos escribiremos versos
Con la sangre desbocada.


III
Cae el velo de la noche
Acariciando los sentidos
Y relajando los músculos
Cansados.
Rozo tus labios con mis dedos,
Hinco mis uñas en tu espalda
Y engullo tu carne invertebrada.
Una lluvia de estrellas fugaces
Cargan de nuevo
Mi energía necesaria.


IV
A ti
Que siempre callas
Mi pasión primitiva,
Mis piernas envueltas
En redes
Te susurran
Al oído
Que te deslices
Por su envés
Como salmón
Río arriba.


V
Olor a madera recién
Cortada se mete por debajo
De las sábanas que acarician
Los pezones sonrosados
De mis senos desnudos,
Provocando un sobresalto
En el rincón oscuro;
Vergel de fruta fresca
Para tu hambrienta boca,
Y fuente de agua blanca
Que se desliza por el túnel
De mis piernas.


VI
Mis pies
Buscan acomodo
Entre tus piernas,
Y hábilmente atrapan
Lo que escondes
De tu cuerpo.
Tu voluntad
Se derrumba,
Tu espíritu se eleva,
Y mis manos se cobijan
Por debajo de mi ombligo.


VII
Cuando se apaga la luz
Los dedos rebosantes
De lujuria recorren
Con urgencia el paisaje
Cubierto por las sábanas.

Suben cordilleras
Y luego bajan
Hasta el valle para
Adentrarse secretamente
En las profundidades
De la sima donde hallan
Su anhelante recompensa.


VIII
Mis ojos se meten
En los tuyos
Y mis uñas
Serpentean en tu pecho,
Tu ombligo
Perfumado de romero
Se pega a mis labios
En el camino
Hacia tu íntima arista.
Mis manos se deslizan
Por la cara oculta
De tus nalgas,
Y mi pecho se inunda
De tu esencia
Y tu mirada.


IX
La tarde discurre
Al son de la música.
La estancia se impregna
De olor a pan con sésamo
Azucarado, y tus manos
De talco y canela
Desatan caricias prohibidas
Por la hipocresía de mentes
Asustadas.
En la oscuridad
Una tímida luciérnaga
Alumbra el rincón
Donde el sol
No llegó jamás.


X

El pañuelo amarillo
Cae a plomo entre mis senos
Que compiten
Con el tacto de la seda.
Tus dedos apresurados
Acarician los pezones
Que apuntan
Irremediablemente
Al suelo, pero que
Diriges directos a tu boca
Hambrienta de besos.

Tus manos con prisa
Excesiva se pierden
Debajo de mi falda.

XI
Acerca la fragancia
De tu piel
Hasta mi espalda.
Acerca tu ombligo
A mi cintura
Y aprieta con tus manos
Mis caderas.
Muérdeme la base
De la nuca como
Un gato en celo
Maullando en las callejas.


XII
Te quiero
Porque no apagas
La luz que me alumbra
Por dentro

Te quiero
Porque no soy
La diana
De tus fracasos.

Te quiero
Porque eres un raíl
Extendido junto al mío
En la misma direcciòn.
Te quiero
Porque me dejas crecer
Sin sembrar mala hierba
A mi alrededor
Pero sobre todo
Te quiero
Porque contigo
No dejo de ser yo.


XIII
Cómo explicarte
El canto de las cigarras
En los campos
Ni el perfume
De las flores en mayo
Embriagando
Mis anhelos.

Cómo explicarte
El fuego que se adueña
De mi piel
A la sombra del ciruelo
Vestido de junio
En el huerto.
Cómo explicarle
El rayo que sale
Por la punta de mis dedos
Cuando tengo entre mis manos
La parte oculta de tu cuerpo.


XIV
Te espero
Con guantes de raso
Al final de la escalera
Para acariciar tu rostro
Y beberme los besos
Que se caen de tus labios
Cuando se te hace
La boca agua en la fuente
Que hay en mi regazo.


XV
Enlaza tus piernas
Con las mías,
Pon tu cabeza
Entre mis pechos,
Rodéame
Con tus brazos
Y sentirás
Lo que siento.

Agita mi cuerpo
Con furia
Como una hoja
Lo hace por el viento
Dibujando remolinos
En la noche
Y cayendo agotada
Contra el suelo.





Carmen Sáchez Melgar 

Recitado en Ronda por la autora por invitación del Colectivo Giner de los Rios  http://www.colectivoginer.com/htm/ind7.htm



viernes, 29 de julio de 2011

En el patio Mudéjar del palacio de Mondragón de Ronda Málaga

El Colectivo Cultural "Giner de los Ríos" de Ronda dentro de la organización de la temporada de verano los Cuadernitos de Poesía Octava Temporada. Presentó la poesía erótica de Carmen. El acto tuvo lugar en el patio Mudejar del Palacio Mondragón. La lectura estuvo amenizada con la danza Árabe de Rocío Campos.
En el acto también se presentó la Revista Utopía de las Artes a cargo de Antonio Quero. Asistieron Aurora Gámez, presidenta de ALAS acompañada de Inmaculada García Haro, Alicia Cosme y Carlos Esteve que se desplazaron desde Málaga. Aurora Gámez hizo entrega de algunos ejemplares de la Colección de poesía Wallada y el libro de relatos eróticos de ALAS al Colectivo Giner de los Ríos.





Te espero
con guantes de raso
al final de la escalera
para acariciar tu rostro
y beberme los besos
que se caen de tus labios
cuando se te hace
la boca agua en la fuente
que hay en mi regazo.






viernes, 6 de mayo de 2011

del libro "El peso de los pensamientos"

Pregúntale a los
cien cristales rotos
del espejo
por el llanto de los perros.

Pregúntale por qué ahora
escribo en la niebla
de los bosques
parábolas para ciegos.

martes, 3 de mayo de 2011

Del libro "El ritual de la ceniza"

Se extinguen
las copas de la vida
y no hay un beso
que agrande el poema,
no hay paletas
para mezclar los
colores del atardecer,
no hay columnas
de tornados
que limpien las miserias,
no hay sosiego que invite
a escuchar a las cigarras.
mañana, aunque tarde,
seguiràn los sampedros
purificando los vientos
como antaño.

LILAS

A Candi,


Fragmentos de mi ayer
se suspenden
en el aire que te envuelve.

Abril se reaviva
y volvemos a perseguir
sueños en las callejas,
porque las lilas
perfuman lunas
atestadas de recuerdos.

miércoles, 23 de marzo de 2011

HA HABIDO TANTAS VECES...

A Toñi Galán


Había una vez una niña que soñaba con ser maestra, pero su padre, hombre
de su tiempo, decía que los estudios eran para los varones, bastante tenía
ella con aprender las tareas del hogar.

Había una vez una joven que soñaba con bailar, pero su marido, hombre de su
tiempo, decía que los bailes eran para las coristas, que ella bastante tenía con
educar a los niños.

Había una vez una señora que soñaba con soñar, pero ella, mujer de su tiempo,
pensaba que soñar era un pecado y dedicó toda su vida a servir a los demás.
Cursiva
Había una vez una anciana que soñaba que dormía y a gritos despertó de la
terrible pesadilla de no haber vivido su vida.


Accésit IX Certamen de Relatos cortos del Día Internacional de la Mujer.

miércoles, 16 de marzo de 2011

En memoria de Mosameet Hena,
14 años, muerta en Bangladesh 2011.





Tengo la rabia
de un lobo acorralado,
la frente enfebrecida
de tinieblas,
y la lengua roja
de la ira,
porque supe
de ochenta latigazos
que rompieron el tallo
de una rosa adolescente.

Carmen Sánchez Melgar.